Iluminación artificial (II)

… y se hizo la luz…

 

Ya hemos comentado en varias ocasiones la importancia de la luz en el entorno, es de una relevancia tal que puede llegar a tener un valor muy elevado a veces más que el propio amueblamiento, por este motivo queremos introducirnos un poco más el tema de la iluminación.

 

Generalmente  encontramos que entre las lámparas y el ojo humano se establece elementos, pero ¿porqué?, por dos motivos:

 

– Para evitar el deslumbramiento directo.Las lámparas deben quedar ocultas a la vista por el peligro que representa para los ojos ocasionados por el gran brillo que producen.

– Para evitar grandes sombras, que se producirían si no usáramos dichos elementos, deberíamos recurrir a lámparas contiguas y eso seria algo totalmente algo antieconómico.

 

En muchos casos el aspecto estético tiene gran importancia y en tales circunstancias las pantallas o los difusores, desempeñan ese doble papel de decorar y producir una iluminación eficiente modificando la dirección de la luz, aumentando la economía y el confort para la vista.

 

En función de los elementos protectores empleados en la iluminación pueden clasificarse en iluminación directa, semidirecta, difusa, indirecta y semindirecta…

 

Una vez expuestas los tipos de iluminación artificial que podemos encontrar vamos a desarrollar un poco más cada una de ellas.

 

– Iluminación directa: es aquella en la que el 90-100% es dirigida en ángulos que quedan por debajo del plano horizontal del elemento protector e inciden directamente sobre la superficie a iluminar, este alumbrado se obtiene con pantallas de tipo industrial o tipo decorativo.

– Iluminación semidirecta: se consigue con globos sin fondo, dirige aproximadamente un 60% de la luz sobre el plano de trabajo.

– Iluminación difusa: Es el que distribuye la luz con igual intensidad en todas direcciones, esto se logra con globos difusores cerrados, resulta molesto si el globo empleado no absorbe suficiente luz.

– Iluminación semindirecta: Parte de la luz que emite el foco es transmitida directamente hacia abajo aunque entre el 60-80% se dirige hacia el techo y parte altas de los paramentos que la difunden por toda la estancia.

– Iluminación indirecta: Es aquella en la que la totalidad de la luz llega hasta el techo y nos la emite por reflexión al plano de trabajo. Este tipo evita tanto el deslumbramiento como las sombras, se obtiene una iluminación de gran calidad aunque muy costosa dada la pérdida luminosa que se produce.

 

…se acabo,  y así termina nuestra peculiar forma de acercarnos al mundo de la luz artificial. No sin volver a incidir como en anteriores artículos que la luz al igual que otros medios, será de un modo u otro según el prisma con el que se mire, en ocasiones se utiliza para iluminar espacios deficientes lumínicamente pero otras no, como cuando queremos colorear un entorno a partir de un volumen luminoso general, destacando algunos elementos o jugar con sus relieves, entre otros, con el fin de cubrir unas necesidades muy concretas.

 

Víctor P. López Bautista

 

Enlace/es de interés:

Ganando iluminación natural en hogares

Definición de lámpara

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: